CODUE dice que las mujeres viven constantes “tensiones” por los aumentos de feminicidios

codue-dice-que-las-mujeres-viven-constantes-“tensiones”-por-los-aumentos-de-feminicidios

codue-dice-que-las-mujeres-viven-constantes-“tensiones”-por-los-aumentos-de-feminicidios

Santo Domingo. En medio de la celebración del Día de la No violencia Contra la mujer y el 61 aniversario del asesinato en contra de las hermanas Mirabal, el presidente del Consejo Dominicano de la Unidad Evangélica (CODUE) sostuvo que las mujeres viven constantes “tensiones” y dramatismo por el aumento de feminicidios y diferentes manifestaciones de violencia física, verbal, psicológica, sexual o económica.

El pastor Feliciano Lacen, es partidario de que el trabajo fuerte es con los hombres, ya que, el porcentaje más alto en manifestar violencia en contra de las mujeres proviene de estos, por lo que las acciones de concientización deben ser de manera constante; así como compartir herramientas para   afrontar las diversas dificultades que se presentan en la persona, la pareja, el hogar, y prevenir la violencia en todos sus órdenes.

Su presidente, el pastor Feliciano Lacen, dijo que una parte de la no violencia contra una mujer es no quitar ni manipular sus derechos, más aún en esto tiempo donde la misma tiene que asumir en muchas ocasiones las riendas del hogar proveedora de sus dependientes en los niveles físicos y emocionales.

El representante de la entidad eclesiástica, es partidario de que los patrones culturales atrasados deben cambiarse por una cultura del buen trato, la cual debe empezar con la concientización en el seno de la familia, reforzada por las escuelas, la comunidad de fe, y las entidades que trabajan en beneficio de esta célula social.

“Para prevenir la violencia, reducir los niveles de relaciones coactivas, las discusiones frecuentes, la comunicación difusa, las luchas de poder dentro del hogar, los insultos y las humillaciones; es menester promover más apoyo y acompañamiento desde el Estado, mediante el   diseño de políticas públicas más efectivas para la protección de las potenciales víctimas.

Además, la responsabilidad de la comunidad de fe, los profesionales de la conducta, trabajar en favor de la familia, promoviendo jornadas educativas desde las instancias de influencia, enfatizar en los valores, principios de convivencia y la ejecución de programas de “cultura de paz”.

 

Compartir