Influenciadores de las nuevas plataformas sociales

Para la experta en marketing digital Itziar Oltra González, un influenciador es toda persona que genera información de productos, servicios o de cualquier tema de actualidad, gracias a las redes sociales. Regularmente se especializan o hablan de un tema o categoría en específico.

Partiendo de esta definición que establece la experta de origen colombiano en el tema, puede afirmarse que un influenciador digital o influencer puede ser cualquiera, “desde personajes públicos e instituciones hasta cualquier individuo que cuente con un perfil en alguna red social, blog o página web y que sea un comunicador nato, es decir, que comparta sus opiniones de forma natural y espontánea, generando un núcleo de seguidores que lo escuchan y valoran.

En el país contamos con figuras que tienen una gran capacidad de persuasión sobre otras y lo ejercen en las redes sociales. Si tomamos ejemplos de diferentes áreas, está el caso Bolívar Valera, quien tiene más de 800,000 seguidores, solamente en su cuenta de Instagram. Él llegó a las redes sociales como una forma de unir a sus amigos. Así abrió facebook y utilizaba messenger.

“Mi primer contacto fue en el programa Botando el Golpe, cuando estaba Luisín Mejía, como yo debía atender a que el público participara y no existían las demás herramientas que tenemos hoy, lo que hicimos fue que le dábamos el correo al público y ellos nos escribían, yo era el encargado de leerlo y de manejar esa parte”, así fue que inició Boli, como le llaman sus amigos, ese contacto con la gente y las redes.

En 2009 entró a Twitter usándola como herramienta para que sus oyentes del programa de radio se pudieran integrar a los temas y comentaran sin necesidad de llamar.

Hoy día las redes sociales representan una entrada económica importante, aunque no quiso revelar la suma.

Grandes marcas y productos del país lo usan como “influencer” , lo que supone un gran reto y compromiso.

“Yo soy de los que prefiere combinar la cosa, mi presencia en los medios tradicionales con las redes sociales. Es lo que me ha funcionado hasta el momento. A mí me dio más trabajo llegarle a las marcas, pero lo logré”, dice orgulloso de sus logros el papá de Bebé Boli.

Entiende que en su trabajo lo que más le ha ayudado es la coherencia, porque “soy de los que creo que si yo anuncio un supermercado, debo ir a ese supermercado”.

Un influencer le endosa credibilidad a la marca y por eso para Bolívar Valera es tan importante predicar con el ejemplo.  “Creo que en ese punto ha estado mi éxito, lo que ustedes ven en mi Instagran, es lo que van a ver fuera del mismo”.

Por el momento tiene exclusividad con refrescos, bancos, bebidas alcohólicas, empresas de telefonía y según reveló a LD, son en su mayoría acuerdos de más de un año.  Deja claro que su modelo de negocio no es subir un post, “tenemos que ser aliados”.

Los seguidores

A propósito de que Bolívar Valera habla de marcas, la experta en marketing digital Itziar González, aclara que el poder de generar audiencia en torno a sus opiniones o su contenido no está determinado por su número de seguidores, sino que éste viene asociado a las necesidades de la marca en cuestión. El ejemplo que pone la experta es el siguiente: “Una persona con seguidores de su zona podría ser el perfil ideal para promocionar los servicios de una nueva peluquería en su barrio, sin necesidad de acudir a un personaje público con miles de seguidores”.

Hace ya varios años que no está en la pantalla chica con un espacio semanal, como nos tenía acostumbrado, y que tampoco anuncia una nueva propuesta de temporada, sin embargo, su presencia sigue siendo importante y todo gracias a las redes sociales.

Tras el segundo embarazo de Miralba Ruiz, de su hija Ainoa, ella conoció el impacto de las redes y vislumbró lo que podría convertirse luego en un canal importante de comunicación, además de una nueva fórmula de negocio.

“Yo veía que con mi segundo embarazo tenía muchas preguntas de mis seguidores, por lo que decidí abrir un blog especial para embarazadas, eso tuvo un impacto importante, y desde entonces no he parado de potencializar las plataformas sociales.

Ella entiende que suman a su carrera, porque le dan la posibilidad al público de entrar a las vidas de las figuras. Miralba lo califica de la siguiente manera: “Las redes democratizaron la comunicación”.

“Desde que conocí su impacto vi que esto tenía un futuro, a partir de ahí comencé a darle el cuidado y el poder”,  dice y señala un elemento importante para todo influenciador: el contenido, que a su juicio es tan importante como en la radio y la televisión.

Un influenciador, a jucio de Miralba, conlleva privilegios, pero también deberes y aportar a la vida de quienes le siguen, aunque, según ella, no todo el mundo lo hace así.

Las cualidades que debe tener un influenciador, según la comunicadora  dominicana, son coherente, responsable, inspirador y empático.

Miralba ha trabajado en campañas como influencer para marcas tan importantes como Claro, La Sirena, Sambil, Nestlé, Boddy Chop, Leche Nido, Banco Popular, El Catador, República Digital, Grupo Viamar y Banco BHD, entre otros.

“El rango de clientes es tan amplio o igual como pudiera ser un medio de radio y TV”, recuerda Miralba, quien está clara en que en las agencias de publicidad, crece más el presupuesto destinado sólo a publicidad por estas plataformas.

Dentro de los perfiles jóvenes con un poder de influencia se encuentra Jhoel López, con unos 228,000 seguidores en Instagram:

Para él, la cantidad de seguidores no necesariamente es lo más importante a la hora de ser un influenciador, aunque sí “la capacidad de compra que tienen nuestros seguidores con relación al producto que uno promueve”

Hasta el momento el comunicador, quien duró unos años fuera de la televisión, hasta que logró hace un año poner al aire “Me gusta de noche”, ha potencializado sus redes, gracias a la contratación de marcas importantes y empresas. Sin temor a equivocarse, sostiene, que son muchas las figuras que hoy están viendo crecer sus cuentas por el ingreso de dinero a través de estas plataformas.

Aunque no todos se atreven a revelar números.  Ya lo dijo hace unos días Cheddy García: “A mí económicamente me va mucho mejor en las redes”.

La popular humorista, quien tiene 1.7 millones de seguidores en su cuenta de Instagram, en Twitter y Facebook, aseguró que en los últimos años obtiene más ingresos económicos con la publicidad que publica a través de las redes sociales que lo generado en el cine, la radio y la televisión.

A pesar de que este año sus ingresos en las redes bajaron considerablemente, ella aseguró que su producción sigue siendo buena y oscila entre 100,000 y 400,000 pesos mensuales.

La actriz confesó que en 2017 su cotización fue tan alta que en un solo mes llegó a facturar hasta un millón de pesos. Hoy sin dudas influenciar a otros, implica un oficio tan serio y remunerativo como cualquier otra profesión.

Scroll al inicio